Mito Aracne

Mito Aracne

Los mitos les fascinan a los niños pequeños, porque cuentan historias de otras épocas, y de aventuras que hoy en día ya no se ven como antes. Para compartir con ellos estas historias maravillosas, es necesario adaptarlas, para convertirlas en versiones resumidas y simplificadas de los mitos tradicionales. Logrando así que puedan entenderlas mejor, porque se está transmitiendo en ellas las creencias de un pueblo.

De entrada les llaman mucho la atención los personajes con poderes sobrenaturales, así que es bueno empezar con mitos infantiles que los contenga, en esta ocasión, hablaremos de dioses griegos, los cuales perteneces a una de las mitologías más ricas.

El mito de Aracne, nos dice que ella era una de las mejores tejedoras de Grecia, hacia tan bellos bordados que la gente creía que la diosa Atenea, patrona de los artesanos, la había bendecido.

Pero Aracne tenía un gran defecto, era tan vanidosa, que no le fue suficiente presumirse como la mejor tejedora del mundo. Sino que llegó a compararse con la misma diosa Atenea y la retó a un concurso, para saber cuál de las dos tejía mejor.

La diosa Atenea quiso darle una lección a Aracne y bajó desde el Olimpo a la Tierra para aceptar su reto.

Pasaron todo el día tejiendo, al terminar; la tela de Atenea mostraba a los dioses en todo su esplendor, mientras que en la tela de Aracne, todos se veían como locos borrachos. El trabajo de la chica era muy insultante, así que Atenea lo rompió.

Aracne comprendió entonces que había ofendido a los dioses, sintió mucho miedo y vergüenza, y quiso castigarse a sí misma colgándose de una viga del techo. Pero la diosa Atenea se apiadó de ella, le salvó la vida, y le propinó al mismo tiempo un castigo. La convirtió en araña, condenada a tejer para el resto de los tiempos.

Fuente | Cuentos Cortos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *